Lo que la verdadera ABUNDANCIA significa

Hace unos años oía la palabra abundancia e inmediatamente se me venía a la cabeza la palabra dinero. Creía que las personas abundantes eran las personas con plata; y que si yo quería ser abundante, tenía que trabajar al cien para conseguir más dinero. Hoy en día mi percepción hacia la abundancia es completamente diferente, pero veo que aún hay muchas personas que creen que abundancia es igual a dinero. Al poner la plata como prioridad, vemos casos de familias que se destruyen debido a que a los padres sólo les interesa ganar más, casos de personas que se pierden lo lindo de la vida para ganar un aumento, e incluso vemos a algunos haciéndose daño a sí mismos o a otros (matando, robando, transportando droga etc) con tal de ganar más.

No quiero decir que el dinero no sea importante; jamás diría eso porque sí lo es. El dinero nos permite cubrir nuestras necesidades básicas, tener experiencias, comodidades y, sobre todo, nos da tranquilidad. ¿Pero con abundancia nos referimos únicamente al dinero? En realidad no. He visto gente millonaria pero absolutamente desdichada y personas pobres completamente felices.

¿Entonces dónde está la verdadera abundancia? ¿A qué nos referimos cuando hablamos de ella? Con abundancia me refiero a tener un bienestar emocional, físico, espiritual y también económico; teniendo siempre una motivación y un propósito de vida. Ser abundante es tener las distintas áreas de la vida fluyendo positivamente y trabajar constantemente para que mejoren día a día.

A continuación te daré algunas áreas de tu vida en las que podrás medir tu abundancia. ¿Cómo te va en cada una de ellas?

– Tiempo

Pregúntate qué tanto tiempo libre tienes. Cuánto tiempo tienes para descansar, consentirte a ti mismo, hacer lo que te gusta, compartir con tus seres queridos o estar tranquilo. Si no tienes tiempo libre, si eres de los que trabaja día, noche y hasta los fines de semana, definitivamente no eres una persona abundante. ¿De qué te sirve ganar dinero si no estás disfrutando la vida? ¿Qué te llevarás cuando mueras?

– Salud

La abundancia también tiene que ver con la salud. Hay enfermedades que se salen de nuestras manos, pero una persona abundante es una persona que se cuida a sí misma. Se alimenta bien, hace ejercicio, duerme las horas necesarias y cuida sus hábitos. Desde el punto de vista de la salud, vivir en carencia significa ser sedentario, comer de afán y comida chatarra, tener vicios y no descansar lo suficiente.

– Relaciones

Pregúntate también cómo están tus relaciones. Una persona abundante le da gran importancia a cultivar sus relaciones. Pasa tiempo de calidad con sus parejas e hijos, tiene buenos amigos y comparte actividades con las personas que quiere. Es común que por el afán de hacer dinero se nos olvide que tenemos relaciones por nutrir.

– Habilidades / Aprendizajes / Retos

Una persona carente es una persona que sólo trabaja por ganar más, sin importar si siente motivación en su trabajo. Abundancia también significa sentirnos retados en lo que hacemos, queriendo aprender más y motivados por nuestra labor diaria. Es practicar y cultivar nuestras habilidades y pasiones. ¿Qué más carente que una persona que reniega todos los días de su trabajo y se levanta a diario queriendo que se acabe el día?

– Disfrute / Bienestar

Qué tanto viajas, qué tanto sales a cenar con tus amigos o pareja, qué tanto meditas, qué tanto bailas. Una persona que se goza la vida, que viaja y que invierte en lo que le gusta, es naturalmente abundante.

– Dinero

Sí, el dinero también es muy importante. El dinero te permite llevar a cabo muchas de las actividades anteriores, además de darte seguridad y tranquilidad. Trabaja para tener dinero, que bueno tenerlo y ojalá en grandes cantidades. Pero trabaja en algo que te guste; que sea una dicha levantarse cada mañana con retos y motivación. Haz que tu trabajo sea un aliado para tu felicidad, no el punto negro en tu vida.

¿Ahora entiendes a lo que me refiero con abundancia? La abundancia es un todo, un complemento. Honra tu capacidad de merecer, ábrete a recibir, enfócate en disfrutar la vida y verás como todo cambiará. De ahora en adelante trabaja por tu abundancia; pero una abundancia completa. Revisa las áreas de tu vida en las que eres carente y trabaja en ellas. Trata de tener un poco más de tiempo libre, recupera tus relaciones, rétate mental y profesionalmente y decide practicar esa actividad que tanto te gusta. Te darás cuenta de inmediato cómo tu vida cambiará.

Si quieres tratar temas específicos en tu vida contáctame y agendamos unas sesiones para ti. Pueden ser SESIONES ONLINE si te encuentras fuera de Bogotá (Colombia) o SESIONES PRESENCIALES si estás en Bogotá. 

También te podría gustar...