¿Le tienes miedo a la vida?

Es común temerle a lo que la vida tenga para nosotros. En algunas ocasiones -cuando pensaba que podían venir situaciones complejas como enfermedades, crisis económicas, desengaños amorosos o muertes cercanas- me daba pavor. Hoy en día todavía me pasa, es normal que de vez en cuando me pierda. Lo bueno es que ya se cómo encontrarme nuevamente; tengo las herramientas necesarias para volver a entender que no hay por qué temer. Pase lo que pase estaré bien.

Lo primero a tener en cuenta es que todas las personas sentimos lo que pensamos. Eso es un principio, significa que nos pasa a todos. Es como la gravedad, no hay nadie en la tierra que esté exento a esta. No importa tu edad, si eres hombre o mujer, o si eres rico o pobre; todos sentimos nuestros pensamientos. Si piensas en una situación feliz, es imposible que te sientas triste; si piensas en una situación triste, es imposible que te sientas feliz. Es por esto que vemos a diferentes personas reaccionando completamente distinto ante una misma situación. ¿Cuál fue la diferencia? Que todas pensaron diferente ante eso mismo que pasó.

Pero ¿qué tiene que ver eso con perderle el miedo a la vida? Que cuando no lo sabes, piensas que las circunstancias te definen, crees que estas te pueden afectar o dañar. Pero cuando entiendes que pase lo que pase tienes la libertad de elegir lo que vas a pensar (y por ende lo que vas a sentir), ya no eres esclavo del miedo al futuro. Ahora tienes poder, ahora puedes utilizar a tu favor tu libre albedrío. Ya no estás a la merced de la vida ni de tus circunstancias. Hoy sabes, que pase lo que pase, lo puedes aprovechar; y creo que ya eres consciente de que hay mil puntos de vista para ver cada situación. El truco es elegir el punto de vista que sea mejor para ti.

Algunas terapias o corrientes de autoayuda nos motivan a ‘moldear’ nuestras circunstancias. Su única enseñanza es ¡hacer que las cosas pasen! ¡Si no te gusta algo cámbialo! Eso está perfecto y no lo critico. La automotivación, la perseverancia y la proactividad son fundamentales para triunfar en cualquier área de la vida. ¿Qué sería de nuestras vidas profesionales y de nuestras relaciones personales si no estuviéramos motivados para sacarlas adelante, o si no lo intentáramos una vez más cuando nos caemos? Mi única oposición es que sólo te enseñan a hacer que las cosas pasen. Pero ¿y si no pasan? Por muchos motivos también es posible que no pasen. El punto es que no nos enseñan a lidiar con la situación de ‘derrota’ -sólo nos enseñan a triunfar- y si no lo hacemos, viene la sensación de fracaso, frustración, depresión etc.

El verdadero poder está en elegir estar bien en cualquier circunstancia. Y con estar bien no me refiero a estar felices; me refiero a decidir pasar la situación con dignidad, aprender de ella y salir fortalecido.

Te lo aseguro. En el momento en que tengas esto realmente interiorizado, todo en tu vida cambiará. Ya no te blindarás ante la vida y ya no estarás temerosamente rogando: “por favor que me pasen cosas buenas a mi”, “por favor que me vaya bien”. Claro que quieres que te pasen cosas buenas, pero es desde otro punto de vista, sin ansiedades ni angustias. En conclusión, no dependes de lo que te pase, no dependes de lo que la vida tenga para ti. Dependes única y exclusivamente de tus pensamientos.

Si quieres tratar temas específicos en tu vida contáctame y agendamos unas sesiones para ti. Pueden ser SESIONES ONLINE si te encuentras fuera de Bogotá (Colombia) o SESIONES PRESENCIALES si estás en Bogotá. 

También te podría gustar...