¿Estás blindando tu relación? No cometas ese error

Imagínate que estás con tu pareja celebrando una ocasión especial. Están en una cabaña en medio de las montañas, aislados del resto del mundo. Están sentados en un sillón frente a la chimenea, cuando te das cuenta de que se está filtrando un viento por la ventana. Te levantas para cerrar bien la ventana pero ahora notas que hay un chiflón que viene del baño, el cual tienes que solucionar. Una vez logras unir todos tus recursos para sellar perfectamente tu cabaña y disfrutar por fin con tranquilidad, vuelves al sofá y descubres que tu pareja se ha quedado dormida esperando a que volvieras.

Esta historia la oí hace un tiempo a uno de mis maestros y me pareció increíble; es justo lo que nos pasa en muchas relaciones. Algunos clientes me comentan, con gran frustración, que tratan a toda costa de tener la relación de sus sueños, pero por más que intenten no lo logran. ¿en qué están fallando? Están blindando su relación.

Blindar la relación es ‘protegerla’ de todo lo que podría salir mal, así como estar tratando de cambiar los defectos en tu pareja y en ti mismo. Pero cuando estás tan ocupado solucionando cada detalle, lo que estás haciendo sin querer, es distanciarte y distanciar a tu pareja. Esa dinámica de solucionar todo los vuelve inseguros y paranoicos, siempre resaltando los contras a resolver.

Cada vez que nos sentimos inseguros o estamos paranoicos, automáticamente sacamos nuestro peor lado y nos ponemos a la defensiva. Es natural sentirnos inseguros cuando todo lo que mira el otro es lo que hacemos mal; en consecuencia estamos en defensa constante. Es una olla a presión para la pareja.

Mi consejo es parar de fijarnos en todos los detalles negativos e iniciar a engrandecer lo positivo. Disfrutar de cada momento, hacer cosas nuevas, gozarse cada carcajada, decirse y resaltar siempre lo que le gusta al uno del otro. Estarás tan ocupado riéndote, agradeciendo y apreciando a tu pareja que no tendrás tiempo de notar lo negativo; y cuando lo malo venga, será insignificante al lado de cada momento maravilloso que viven juntos.

Es muy simple, pequeños cambios hacen una gran diferencia. Paraste de blindar tu relación. Pasaron de sentirse juzgados a sentirse apreciados. Eso es un cambio de ciento ochenta grados.

Si quieres tratar temas específicos en tu vida contáctame y agendamos unas sesiones para ti. Pueden ser SESIONES ONLINE si te encuentras fuera de Bogotá (Colombia) o SESIONES PRESENCIALES si estás en Bogotá. 

También te podría gustar...