Así cambié mi vida ¡Hoy por fin me siento completa!

¡Cómo pasa el tiempo! Lo pienso y parece ayer. Hace seis años, en una tarde de reflexión, me di cuenta que había abandonado lo que en mi niñez me caracterizaba: el Aporte Social. De niña me motivaba el ayudar, donar, acompañar y apoyar a los que más lo necesitaban. Sabía que aunque fuera poco, podía hacer la diferencia en la vida de muchos. Uno va creciendo y se va dejando envolver por el éxito, la competencia, las ganas de tener una vida abundante y ser reconocido. Me convertí en una gran Administradora de Restaurantes y Sommelier. Tenía una carrera prometedora. Viajaba, dictaba catas de vino, era profesora en universidades, organizaba eventos, asesoraba empresas y a particulares.

Poco a poco esa motivación por ayudar se fue disolviendo. Se desvaneció en el afán de ser cada día mas exitosa. Recuerdo esa tarde como si fuera ayer; en un segundo caí en cuenta del poco aporte que estaba siendo. Decidí que quería retomar nuevamente quien era antes, realmente quería hacer la diferencia aunque no sabía exactamente cómo. Pensé mucho, quería hacer muchas cosas, pero al no estar clara tomé la decisión de continuar con mi profesión; pero ahora como independiente y donando parte de los ingresos a fundaciones y personas cercanas que lo necesitaran. Lo logré, me lancé como independiente y doné, pero sentía que hacía falta mas.

Después de año y medio luchando en el mercado laboral como independiente, tratando mes a mes de cubrir mis gastos y que me sobrara para ayudar, me di cuenta que si verdaderamente quería hacer la diferencia en el mundo, ese no era el camino indicado. Quería ayudar desde un nivel mucho más profundo, pero como todo ser humano tenía miedo de salirme de mi zona de confort o de fracasar.

Al tener que decidir nuevamente cuál era la mejor manera de ayudar, caí en cuenta que llevaba varios años dedicándome en mis ratos libres a leer libros sobre felicidad, relaciones, espiritualidad, liderazgo, comunicación etc y había tomado varios cursos al respecto. Así que decidí aprovechar todo lo que ya había aprendido y ayudar desde mi compartir. Aparte de los conocimientos que ya tenía realicé mis estudios como Coach de Transformación. Recibí críticas, comentarios de personas incrédulas y consejos de personas que creían que cometía un error al dejar atrás todo lo que ya había logrado como profesional, para iniciar de ceros una nueva vida. De todas maneras me arriesgué y con el apoyo de muchos otros seguí mi corazón y definitivamente fue la mejor decisión.¡Hoy por fin me siento completa!

Una vez culminados mis estudios como coach de vida, elegí dedicarme a los niños, los adolescentes y las familias. Lo hice convencida de que la mejor manera de mejorar la sociedad es empezando por las familias y por nuestros niños.

Hoy en día mi trabajo es muy diferente. Se trata de despertar en los miembros de la familia el ser maravilloso que tienen dentro y que creen así la vida que tanto soñaron, en bienestar, paz y emoción. Estoy convencida que todos los seres humanos podemos tener una vida en bienestar independiente de las circunstancias que el universo tenga para nosotros; y mi misión es hacérselos notar. Día a día acompaño a mis familias en temas como disciplina positiva, aceptación de sí mismos, a afrontar situaciones desafiantes, a mejorar su vida de pareja y, en general, nutrir las relaciones entre padres e hijos.

Soy absolutamente feliz, hago lo que me apasiona y ayudo a los demás. Te invito a que tu también hagas la diferencia. No hay ayudas pequeñas y si todos ponemos de nuestra parte definitivamente viviremos en un mundo mejor.

Si quieres tratar temas específicos en tu vida contáctame y agendamos unas sesiones para ti. Pueden ser SESIONES ONLINE si te encuentras fuera de Bogotá (Colombia) o SESIONES PRESENCIALES si estás en Bogotá. 

También te podría gustar...